Blog

Subida del precio de la luz: ¿oportunidad para el autoconsumo?

04/08/2021

Comparte

El pasado martes 20 de julio la electricidad alcanzó la cifra más alta después de 20 años, con una media de 101,82 euros por megavatio hora. Esta subida histórica de la luz responde al nuevo sistema de facturación de la energía eléctrica, que entró en vigor el pasado junio. En este artículo explicaremos el origen de estas subidas de precio, y cómo combatir las mismas a través de la instalación de placas fotovoltaicas.

El 1 de junio de 2021 entró en vigor en España el nuevo sistema de facturación de la energía eléctrica, con el que se pretende que los consumidores puedan acceder a una facturación más transparente y que sean ellos quienes decidan sobre el suyo propio consumo, con el objetivo último de hacer del consumo un consumo responsable.

Este sistema será aplicable a todos los consumidores, tanto a los acogidos a Precio Voluntario al Pequeño Consumidor como a los consumidores del mercado libre. El nuevo sistema establecido para fomentar el consumo responsable, incrementa el coste del kW y penaliza los abusos de consumo. De esta forma, se establece una discriminación horaria, en la que la facturación para cada uno de los peajes de acceso es diferente en función del tramo horario en el que se produce el consumo. En concreto, establece tres tramos diferenciados: punta – de 10-14h y de 18-22h, donde el precio será más elevado- plano – de 8-10h y de 22-24h donde el coste será intermedio- y valle -de 22 a 8h y todas las horas de los fines de semana y días festivos, donde el consumo será más barato-.

Sin embargo, existe una parte de la factura que no queda regulada y se fija a través de los criterios del mercado de energía, lo que ha provocado que abril, mayo y junio de 2021 hayan sido los meses en los que la energía eléctrica ha sido más cara en los últimos años. Esta subida histórica de la luz se explica, parcialmente, por los máximos históricos que ha alcanzado la tasa impositiva del CO₂ en Europa –determinante para la configuración de las tarifas en el mercado mayorista Español–.

Sin embargo, quien quiera ahorrar en los costes de electricidad no sólo tendrá que planificar su consumo en función de las franjas de los peajes de acceso, sino también en función de los precios del mercado horario de energía cada día. A través de esta estructura, se aspira a incentivar a los consumidores a trasladar el consumo eléctrico de las horas de máxima demanda eléctrica -tramo punta- a las horas en las que las redes tienen menor demanda -horas planas y/o valle- para así pagar menos en sus facturas. Y eso precisamente, puede abrir una puerta para el autoconsumo fotovoltaico.

Si la nueva factura pretende cambiar los hábitos de los consumidores, quienes tengan placas solares para el autoconsumo pueden salir beneficiados. El reparto entre franjas horarias es beneficioso para estos usuarios ya que en las horas de mayor incidencia del sol -las horas de mayor producción de autoconsumo y que más energía se puede generar- es también cuando el precio de la luz es más caro. Cuando más se puede producir con el autoconsumo, es cuanto más caro acudir a la red. De tal modo, toda la energía consumida por las placas fotovoltaicas es a su vez, energía que no deberá comprarse en las horas punta.

Por tanto, empezar a autoconsumir energía solar ya no supone simplemente una necesidad para hacer frente al cambio climático. También supone la posibilidad de reducir el impacto de los precios de la luz y los cambios en la tarifa, abaratando el coste de la energía para estos consumidores y haciendo que las instalaciones sean aún más rentables y se amorticen más rápido.

Últimos

artículos

La semana pasada nos desplazamos al Puerto Marina de Palamós para hacerle un repaso a la instalación fotovoltaica...